Anexo D&D XIII: Annawën y la misteriosa, curiosa y lucrativa misión del tipo raro encapuchado

Annawën renqueaba al andar las botas que llevaba la estaban matando.  Durante últimas semanas o meses no lo sabía bien había estado hechizada por un poderoso mago que la había convertido en su esclava. Por suerte el grupo de aventureros, los cuales ahora acompañaba había roto parcialmente el hechizo. Había recuperado su personalidad pero su cuerpo había sido modificado por conjuros más potentes y ahora, por lo he había visto estaba a falta de un término mejor “Buenerrima” actualmente  tenía el pelo largo y liso de un tono verde esmeralda hasta la cintura el cual llevaba en una gruesa trenza para mayor comodidad, sus iris lucían unos tonos amarillos y su piel tenía un tono canela. Cada vez que pasaba por un espejo le costaba reconocerse. Por desgracia había perdido todo su equipo y ahora vestía una camisa marrón la cual llevaba atada para ajustarla más y unos pantalones demasiado ajustados con unas botas nada aceptables para ir por el monte. Mas parecía una meretriz fuera de una ciudad que una aventurera. Tras unos días andando con esas  malditas botas por el camino solo deseaba matar al artesano que las hubiese fabricado.

Alma la maga de pelo blanco freno su extraña montura reptiliana y hablo al paladín –Allí debe estar la taberna que nos indico Milev-

El paladín asintió e invocando su pegaso se elevo para reconocer el terreno. Aprovechando el momento, Annawën se sentó en la tierra levantando el polvo y se arranco una bota sin dilación y gimió de placer- ¡ahhhh! por todo el panteón que gusto da hacer esto-

El goblin Helio añadió con una sonrisa lasciva –Yo conozco una cosa que da más gusto nena-

Annawën le miro  mientras se masajeaba el pie– Ya, pero no me apetece llenarme le culo de tierra –

Minucias – bramo el enano Snaz – los enanos si follan lo hacemos sobre piedras para que el niño salga fuerte –

–  Eso explicaría la cara de mala ostia que tenéis  siempre – Arguyo la exploradora elfa Nessa –Follar como decís ha de hacerse en un sitio cómodo agradable-

-¿Y un aquí te pillo aquí te mato? Eso no se puede planificar- dijo Helio- Se hace y punto-

– Vale en un aquí te pillo aquí te mato  no se piensa en eso,  pero  no se tienen los pies tan jodidos como yo – dijo Annawën poniéndose la bota de nuevo. Momento el que el monje Judas la ayudo a levantarse con una media sonrisa.

La maga se dio la vuelta en su montura y espeto- El paladín vuelve preparaos, y por cierto follar esta sobre valorado-

Discrepo- dijo el paladín aterrizando – Por  cierto, no parece a ver peligro en el camino avancemos.

Annawën  observo el  edificio, La taberna el Erizo azul era una construcción está situada a un lado del camino hecha de adobe y madera con forma se semiesfera. De sus  dos chimeneas salía humo y el olor a un guiso envolvía la zona.

En la puerta había un jabalí enorme con una silla de montar y un par de perros de monta junto a un abrevadero.

La elfa picara dio la vuelta al edificio mientras el resto del grupo discutía quien entraría en la taberna para hablar con Milev  y quien se quedaría fuera vigilando.

Al otro lado encontró un carro cubierto  tirado por una especie de bovino en su parte trasera un tenderete de una goblin morena con un vestido naranja.

– Bienvenida al emporio multiproducto portátil de Rejilla y Clavo… bueno ahora solamente de Rejilla ¿En qué puedo ayudarte? – Dijo con un fuerte acento mientras señalaba múltiples dagas  y productos expuestos

– No, no quiero nada. De hecho no tengo ni un cobre en los bolsillos- mientras hurgaba en sus bolsillos por si mágicamente aparecía alguna moneda- estiro los brazos con las palmas hacia arriba – ves ni un cobre -Con un movimiento imperceptible  al echarse las manos en los bolsillos se guardo una de las dagas en el pantalón.

-Buenos días – Dijo una voz poderosa

¡Ahh!  Gritaron al unisonó la goblin y la elfa dando se la vuelta.  Una alta figura.  Encapuchada con un hábito de color rojo sangre estaba allí. En su mano un báculo negro con una cabeza de dragón roja  y en la otra jugueteaba con una gruesa moneda de oro.  –Veo que anda un poco mal de efectivo señorita y quizás pueda ayudarla –

– Sepa usted que no me decido al fornicar por dinero pese a este aspecto. – dijo Annawën pegándose más al tenderete.  Bueno no de momento –  pensó para así.

– ¿De dónde ha salido usted? Y bienvenido al emporio multiproducto portátil de Rejilla-

– Yo siempre estado aquí. Se habrán distraído- añadió la alta figura mientras se acercaba – y no me refería a ese tipo de servicios estoy saciado… de momento-

-Vale lo que tu digas – Annawën se estiro y trato de mantenerse tranquila pero  la figura parecía trasmitir un aura de miedo.

– Permítame que me presente mi nombre es Pharauxas. Y He visto que le acompaña un grupo variopinto.- la figura agarro el antebrazo de Annawën  y abriendo con delicadeza la mano de esta deposito la gruesa moneda.

La elfa miro la moneda de su mano era grande, oronda con un dragón en un lado y un extraño símbolo en la otra – Un dragón de oro –susurro- Estas monedas son muy antiguas.

-Y muy valiosas-  añadió Pharauxas.

La elfa trago saliva y se metió la moneda al bolsillo – Digamos, que si me interesara el trabajo. ¿En qué consistiría? –

La voz profunda del encapúchalo surgió de nuevo entre los pliegues –Seria un trabajo sencillo. Solo tendrías que seguir con el grupo con el que vas…-

-Eso ya lo Hago- Sonrió Annawën

-¡Ssssilencio bella criaturilla! No he terminado- Siseo Pharauxas desde lo profundo de la capucha. Annawën se hecho para atrás aterrorizada tirando al suelo varias alhajas y mercancías del tenderete mientras asentía con terror, mientras Rejilla se desmayaba. –Vasss a ssseguirlos y no te vasss a ssseparas de ellosss ni aunque la misssmísssima reina de los dragonesss decida montar una orgia encima de vosotrosss. En especial del Paladín y la maga. ¿Lo hasss entendido?

Si, si por supuesto – asintió la elfa picara hiperventilando.

-Bien niña, eso es lo que quería oír -La voz de Pharauxas el encapuchado volvía a ser profunda y trasmitía una extraña paz- Ahora, vamos a comprarte algo de equipo- y mirándola de arriba abajo añadió  – Y ropa para que no parezcas una furcia disfrazada de armadura. De hecho aprovecha y mira si la goblin tiene algo de tu talla-

-Pero esta desmayada- arguyo la elfa

-Te he visto como cogías una daga no me vengas con tonterías. Además voy a ser honrado, todo lo que necesites lo pagare yo mismo y además lo pagare en dragones-

-Pero el paladín- señalo Annawën

-No están viendo nada. Coge cuerda de seda tiene al fondo y un arco ¿te va bien esa armadura?

La picara levanto la lona y empezó a seleccionar  -¿puedo coger esto también? A mira esta armadura me va bien, cierto-

El encapuchado dejo una gruesa bolsa de monedas sobre el pecho de rejilla y susurro – Como te pareces a tu tatatatatarabuela tenéis el mismo olor. Qué pena que muriera tan joven lo pasmos tan bien-

-¡Ejem…!- carraspeo al elfa- ya lo tengo todo-

-¡Perfecto! Sígueme al bosquecillo y cuidado con el moribundo tenemos que perfilar un par de detalles y huelo orcos acercándose allí estaremos seguros- Dijo avanzando a la espesura la alta figura

– ¿Pero van a notar que falto?-Añadió Annawën mientras se ajustaba unas correas arrastrando una mochila tras de sí.

– No creo de hecho tardaran un rato hasta que se den cuenta. Podrás alcanzarlos sin problemas- Sonrió para sí mismo

Rejilla despertó notaba un gran peso en el pecho al levantarse un abultado saco cayó al suelo de encima suya comprobó para sí que aparte de un montón de moratones que ya tenía se había orinado encima pensaba para sí. Porras ¡¿estoy medada?! ¡Me han robado! ¡No espera esto está lleno de oro! ¿Me han violado? No, no parece… ¿Qué coño ha pasado? Solo recuerdo miedo y cariño, que puta cosa rara. Con cara de asco entro en su carro a cambiarse y ponerse su otro traje naranja y comprobar las adquisiciones que se habían hecho los desconocidos. Cuando salió de este vio a un par de armaduras arrastrando un orco muerto y decidió acercarse

Acerca de GarRafa

Me dedico a contar mi vida lo que veo lo que me cabrea y ahora me ha dado por escribir historietas de fantasía y ciencia ficción. ¿Cordura? ¿Eso que es?
Esta entrada fue publicada en Frikadas, Obrichuelas y de mas, Rol y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s