Historia de la procrastinacion

A estas alturas ya debo estar a la mitad de las vacaciones pero ahora que será después me queda una hora y media de hacer que hago… es mentira realmente no he parado de facturar. Y el tedio me embarga en esos  momentos entre factura y factura me doy cuenta  que en cada trabajo he tenido una forma diferente de procrastinar en el cole me limitaba a mirar a las musarañas

Hablamos de una época donde no había Smartphones (no hace tanto)

Creo que mi primer trabajo (legal) fue repartir periódicos  no había nada de tiempo para perder te pasabas las horas persiguiendo a la gente para que cogiera el panfleto luego cuando ya se acostumbraron eran los propios clientes los que te daban conversación y si no te leías el periódico.

En el parque de atracciones la cosa era más variada aquellas mañanas de entre semana que no eran vacaciones si estabas solo ( cosa que a mí me pasaba siempre ) y apartado (cosa que también me pasaba bastante) te dedicabas al noble arte de mirar al infinito, hacer dibujitos en el cartón de las incidencias, dar viajes en vacio, disimular que leías o directamente luchar por no dormirte… casi era mejor estar solo que como te tocara con uno de los que llevaba toda la vida no tenias un puto tema de conversación y era peor.  Y ya si te tirabas ocho horas escuchando radio ole o la musiquita de la atracción te daban ganas de poner la cabeza en los raíles de los siete picos.

En el siguiente había muy poco que hacer… por suerte era una delegación pequeñita de una casi extinta marca (que se jodan por echarme.  Si, siento un poco de rencor)  y los ordenadores en aquella época no estaban capados así que estaba en dos o tres foros todo el día y también escribía en el antiguo blog y veía series hasta que me echaron por no tener el carnet de conducir. (a traición y por la espalda)

Luego vino el almacén allí no parábamos nunca solo podíamos descansar si se daban dos circunstancias que fuera agosto y no estuviese el jefe. En ese tiempo pues podías leer, escalar palets construir artefactos de cartón desde armas hasta armaduras. De esa época todavía conservo un casco de excelente fabricación hecho de cinta y cartón. Y unas magnificas siestas sobre folios o sudarios para finados de horas. Allí abajo no llegaba la cobertura así que aunque teníamos los  “primeros Smartphones” solo servían para ver las pelis y series que traíamos de casa.

Aquí ya es todo más aburrido, por suerte funcionas los trastos estos y no ponen demasiadas pegas y esta parte todavía no os la puedo contar del todo…

Acerca de GarRafa

Me dedico a contar mi vida lo que veo lo que me cabrea y ahora me ha dado por escribir historietas de fantasía y ciencia ficción. ¿Cordura? ¿Eso que es?
Esta entrada fue publicada en Jodida Realidad, Mirando alrededor y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s