Realidad 301:Hell March II

Lugar desconocido

Dos mujeres arrastran a un hombre con cota de malla por un bosque nevado. Tras ellas, un tembloroso bardo avanza renqueante.

– Así que te han mandado a buscarme- dice la morena de pelo liso mientas aparta una rama de pino de su camino-. Pensaba que me quedaría ahí por toda la eternidad tras salvar al zote de Rafa.

– Sí, pero casualmente somos necesarias para los acontecimientos que van a acaecer- arguye la del pelo ondulado, dando un tirón al brazo que sujeta para no golpear la cabeza del inconsciente con una raíz.

– Predecir el futuro… Eso es imposible- replica la primera.

– Cierto, pero ¿quién ha dicho predecir? Eso solo lo hacen las grandes sacerdotisas, y tras ayuno. Solo es una proyección matemática…

– No tienes ni idea qué es de lo que te hablan, ¿verdad?

– Acabo de descubrir un millón de cosas, joer, a ver si tú eres tan abierta de mente…

– Vale, vale… Avancemos según tu “mapa”, nos queda un largo trecho…

Madrid. Piso de GarRafa

Jazz está atado a la pata de una mesa. Una de las pocas supervivientes llora y aúlla. En su mente solo se repite: “¡Me siento solooooooo! ¡No conozco este sitio!”. Sus cortas patas arañan el nuevo suelo, ya churruscado por múltiples atrocidades allí sucedidas. Histérico y confuso tira de la antigua mesa, sus uñas resbalan. Llora. Tira. Tira. Y tira. La cruel cuerda no cede. Tira. ¡No importa nada, solo ha de ir! Su pequeña fuerza no logra nada, pero los años han debilitado las viejas patas de madera; ésta cruje por la sequedad y se raja. ¿Libertad? No hay salida aquí, solo un balcón al vacío. Obcecado y lloroso salta por el único hueco. El suelo se acerca, èrp no tiene miedo… Dicen que todos los tontos tienen suerte, y que el uno contra un millón existe. La correa extensible se engancha entre dos negros barrotes del balcón y se estira lentamente frenando al cánido en los últimos metros. Ésta decelera hasta su tope y con un chasquido seco, se rompe. Jazz es libre, su único anhelo es encontrarla. En el fondo de su pequeño cerebro, su memoria genética habla por primera vez. Olfatea y surge un olor. Está ahí, solo hay que seguirlo. Corre, corre, no hay tiempo, mi vida no tiene sentido sin ella… ¡¡¡Corre!!!

El espacio-órbita terrestre

Decenas de objetos reentran en la atmósfera. La brutal fricción desintegra la mayoría, pero los más grandes sobreviven al encuentro. La velocidad aumenta, la fricción los desgaja y los convierte en bolas de fuego con una brutal energía cinética hacia la corteza.

Alcantarillas de Madrid (Plaza de la Luna)

– Apartaos, voy a detonar las cargas- cometa L4 mientas se limpia infructuosamente las manos de toda clase de miasmas. Marta empieza a chillar y mete la cabeza bajo el brazo de Rocío. Tras diez segundos de espera y dos inspiraciones para seguir el alarido, las cargas explotan.

– Ahora corred- chilla L4 mientras tira del cable umbilical que la conecta a la mochila de Marta.

– ¡Tengo miedo!- grita ésta mientras es arrastrada.

Las amazonas, con sus máquinas anacrónicas a esta realidad y los restos de sus crono-trajes, saltan en medio del campamento apuntando. Tras ellas, Rocío sale con cautela y Marta yace mientras la arrastran por el suelo entre cascotes.

Los gritos cesan. Están rodeadas y siendo apuntadas por un nutrido grupo de los visitantes, los cuales forman un corro a su alrededor.

– Mierda- dice L4.

– Re-mierda- añade L3.

– Joder- apostilla Rocío.

– Me duele todo- dice Marta.

De entre los visitantes emerge Vixi aplaudiendo, a su lado Fanny sonriente.

– Bravo, ha sido precioso, pero la próxima vez aseguraos de que no vigilamos el subsuelo.

L4 mira con odio a L3 y ésta pone cara de aflicción, mientras Ro levanta a Marta. Vixi prosigue su acercamiento.

– La idea era buena peeeero yo ya tengo muchas batallas ganadas.

Ya a su altura mira a L3 y añade: – Un clon perdido… Así que estáis aquí… Mi señor se pondrá muy contento, os echaba de menos- se gira y observa a L4-. Vaya, una rubia de verdad. Tú me suenas, ¿no estabas en la batalla de Acocebrer?… Sí, seguro. Pensé que no quedaron supervivientes… ¡Oh! ¡Y habéis traído ayudantes! Bueno…, y ahora, ¿qué hago?, ¿os encierro u os aniquilo?

– Que no puedes hacer eso, estamos en un país democrático, hay agentes del ejército fuera, se enteraran de esto- le espeta Rocío.

– Los cuales no ven ni oyen nada, solo miran una pantalla holográfica sin saberlo… Lo dicho, ahora nada puede salvaros.

FFFFFFFFFFFFFFFFFFFuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii…………………………….

Alarido infernal. Justicia de los dioses. El Voittamaton clama su venganza. Sus restos arden en la atmósfera y chocan. Un pequeño edificio junto a la Plaza de la Luna, el antiguo cine, nada puede contra su poder, el calor lo licua y la onda lo aplasta. El impacto empuja todo a su alrededor tumbando a todos. Los restos salen despedidos, chocando y destruyendo múltiples estructuras, atravesando tanto a civiles como a visitantes. Alaridos agónicos se oyen por doquier. La emboscada ya es un eco del pasado, pocos se mueven y alguno se levanta.

– ¡¡¡Corred, insensatas!!!- grita L3-. Yo les entretendré- dice mientras comienza a repartir estopa a diestro y siniestro entre la humareda y el calor.

Aplasta tráqueas, parte cuellos, luxa rodillas hasta que sus brazos son detenidos por otra llave. Ella mira a su atacante, una muchacha con traje de noche sonríe, tira de ella y le dice al oído: -Eres buena, pero yo soy el siguiente modelo.

L3 mira con asombro mientras una patada le impacta en el pecho y sale despedida al suelo.

– Joder- piensa. Y salta.

L4 corre, tira el arma mientras grita al resto del grupo que la sigan.

– Tenemos que encontrar el anillo, sin él no pueden traer al resto…

– ¿Y no podemos huir?- cometa Marta.

– ¿Ahora? ¡Si ha sido culpa tuya!- replica Ro.

– Eso, tú dales la razón….

Vixi, iracundo y enajenado, avanza por el humo.

– De aquí no sale nadie por mis huevos y menos habiéndome jodido la coraza de marca a medida.

Se para ante un pequeño domo casi intacto, pulsa una serie de botones, y entra. Las luces enfocan a su pequeña joya, un caza con forma se croissant plateado marca BMW. Se frota las manos y lo enciende. Tras comprobar los mandos, dispara y revienta el techo, por el cual sale. Mientas ríe, conecta el escaneo y las ve correr. Se eleva y acerca.

Marta mira al cielo y grita a L4.

– ¡¿Qué es eso?!

– Eso es estar jodidas.

– Más, imposible…- apostilla Ro.

Vixi estabiliza el aparato y las apunta. Su dedo se acerca al gatillo, el cual no llega a pulsar. Un impacto a bocajarro de un arma de plasma incinera los bajos de caza, las alarmas suenan y el piloto es eyectado.

Entre el Humo, L4 ve unas figuras desharrapadas y les da las gracias (joder, ése se parece a Luis) mientras el humo les vuelve a envolver.

La batalla continúa. L3 finta y golpea, pero Fanny es más rápida. Ríe y añade: – Ya me he cansado de este juego.

Con un estallido sonido su brazo rompe la barrera del sonido y golpea a L3 en la cara. El crujido es brutal. L3 cae al suelo.

Anuncios

Acerca de GarRafa

Antes contaba mi vida aquí, ahora de vez en cuando escribo lo que se me ocurre. ¿Cordura? ¿Eso que es?
Esta entrada fue publicada en 301, W.T.F y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Realidad 301:Hell March II

  1. Lobeznillo dijo:

    ¿Has matado a L3? @_@ ¿Le has aplastado el cráneo? @_@ ¿L3 la L3? @_@ Todavía estoy en shock @_@…

    (la música pega mucho mientras lees XD)

  2. GarRafa dijo:

    A cual de todas L3s de la serie?
    quien ha dicho que muere?
    y eso intento con la musica, que pegue¡¡

  3. Potorro dijo:

    Jope, una rubia me odia, me parten la cara… No volveré a ir contigo a un concierto de Machetazo.

  4. Luis dijo:

    La verdadera L3 está en la nave con rafa, Nata y Javi, tranquilos…

  5. carasce dijo:

    Esto va a acabar con un Rafa con tetas haciendo un cuarteto con 3 L3 distintas, lo veo venir xD

    La parte de Jazz te ha quedado cojonuda ¡bravo! Y las escenas de acción se te dan mejor que a mí, da un poco de envidia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s