Realidad 301: 2º salto

Un gañido me avisa: el peligro ha pasado. Miro al suelo y allí veo una cosa que parece haber tropezado consigo misma. Me acerco un poco más; es indudable: un chucho enano y marrón yace en el suelo llorando. Oh, mierda – pienso. Es Jazz, y menudo escándalo esta montando. No he terminado de pensar en el terrible destino que me puede esperar si Ro se entera que le hecho algo a su perro cuando una lanza de bronce atraviesa la contraventana de madera pasando a dos centímetros de mi nariz.

– ¡Quién anda ahí¡- oigo, mientras se retira la punta de metal de mi cara y se abre la ventana. Ya es tarde, no puedo esconderme. El puto perro me ha saltado a la cara cual cría de alien y me lame un ojo. De la ventana emerge una figura ya conocida

– ¿Curiosidad, eres tu? Si habías muerto, yo lo vi. Mientras, me quito al chucho de la cara . Respondo jadeante y lleno de babas

– Es muy largo de explicar… digamos que me han ayudado desde dentro. Ella me mira con cara de se me ha ido la cabeza

– vale… ha sido… ¡magia! Eso, un poderoso conjuro que me devuelve a la vida si muero. Pálida, agarra fuertemente la lanza y me responde

– ¿Vienes a vengarte de mi?

– ehhhh, no- agrego yo- pero no me importaría que me devolvieras mi bolsa y todas mis cosas (no, el sandwich no, por si acaso) pues he de continuar mi periplo, el cual si te digo la verdad no tengo ni puta idea en qué consiste. Pienso: ¿Dónde ha ido L3?

– ¿Buscas algo? Dice Ro, mientras me devuelve temblorosa la mochila

– Esto… no, pero ¿podría quedarme a dormir aquí esta noche? No, dejalo, que seguro que me clavas una lanza o me delatas- respondo mientras hurgo para comprobar que esté todo en la mochila. Saco el sandwich y lo arrojo lejos pues desprende un olor bastante molesto.

-Ah, por eso olía tan mal la casa – me dice Ro

-Sí, ¿pero no se te ocurrió ver que era?- digo extrañado.

– Las cosas de los muertos no se tocan- me responde

– Ya, pero yo no estoy muerto… y no gracias a ti

– Sólo cumplía con mi deber

– Ya, eso ya lo he oído antes, pero dejalo. Dos besos y me piro del pueblo y no molesto más. Me mira más extrañada

-¿Dos besos? La miro y me subo las gafas… ¡un momento! No llevo mis gafas y ¿Cómo veo? Al final de la calle se oye ruido. Rocío me mira y dice:

-Rápido, entra en mi casa, que no te encuentren las patrullas. Como no me apetece ser saeteado, golpeado, pateado o sacrificado, procedo sin dudarlo a ello. El interior es pequeño, unos seis metros de lado. Hay un hogar con su cocina, una cama, un cesto, estanterías con instrumentos y vasijas, algún papiro, una armadura de cuero con bronce y un armero con lanzas de diferentes tamaños

– Quédate hasta la próxima noche aquí, que podrás huir mas fácilmente. Todo el mundo estará en la fiesta de la Diosa. Puedes dormir con Jazz, parece que le caes bien

– Suspiro-

– No, hombre, tonto, duerme conmigo si quieres. Me pongo rojo y tartamudeando digo “gracias” pero “vale”. Total, la cama es grandecita y ya sería mucha suerte que en el mismo día… na, mejor no pensarlo. Deberían haberme echado bromuro en la mochila, y no gomas

Bueno… ¡Arrrgggg! Siento un terrible dolor, un tirón y una succión en todo el cuerpo. Un potente chasquido y una aceleración más tarde me deja aletargado.

He desaparecido

– ¿Curiosidad?- dice Ro una vez se le aclara la vista… pero sólo está el vacío. En ese momento llaman a la puerta. Rocío se acerca y la abre temblorosa. Es L3. Sonríe y le dice: “es hora de que empiece tu viaje”

– ¿A donde?- dice, extrañada-

– No a donde… sino cuándo

Caigo y me golpeo contra el agua. Una tos y un palmeo más tarde me hacen emerger, chapoteo y trago más agua cuando una cuerda cae contra mí.

– ¡Muchacho cógela!- me gritan desde un Drakkar. La agarro y me suben; toso, toso más. Levanto la cabeza. Ahí está Rafa, que me apunta con una espada y cota de malla. Procedo a desmayarme

Acerca de GarRafa

Me dedico a contar mi vida lo que veo lo que me cabrea y ahora me ha dado por escribir historietas de fantasía y ciencia ficción. ¿Cordura? ¿Eso que es?
Esta entrada fue publicada en 301, W.T.F. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Realidad 301: 2º salto

  1. Potorro dijo:

    ¡Vivan los finlandeses melenudos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s